¿Pecho o biberón qué es mejor? Mamá abrazando al bebé.

Cambiemos “el pecho es lo mejor” por “alimentar es lo mejor”

Durante mi embarazo había leído y escuchado que la leche materna es lo mejor que le puedes dar a tu bebé. Estaba decidida a darle de lactar a mi bebé exclusivamente por 6 meses. Fui a un seminario que mostraba cómo masajearte para que baje la leche, leí artículos sobre las propiedades de la leche e investigué sobre alimentos que me ayudarían a incrementar mi producción de leche.

Las cosas no son como esperamos

Sin embargo, cuando mi hija nació las cosas no fueron como las había planeado. Mi camino de lactancia fue inesperadamente desafiante: habían pasado ya varios días y mi leche no bajaba. Todavía puedo recordar el dolor físico y emocional de aquellos días: bombear mis pechos servilmente cada dos horas durante todo el día (y noche) para estimular la producción de leche y, cuando no bombeara, poner a mi bebé en mis pechos para que succionara. Sentía que mi cuerpo ya no era mío, que no me pertenecía. “Seguro así es como se sienten las pobres vacas”, pensé, “soy la vaca de mi hija”.

Mi leche bajó por fin, pero no era suficiente. Intenté asesorías de lactancia, masajes, galletas de lactancia, té para estimular mi producción de leche, tomar avena con quinua y muchas cosas más, y aún no lograba producir suficiente leche para alimentar a mi hija. Sentía que le estaba fallando a ella, a mi y a todas las personas a mi alrededor que me decían "¡sigue intentando, el pecho es lo mejor!”. Después de muchas lágrimas y al ver que mi bebé perdía peso, con mucha pena y culpa hice las paces con el hecho de que tenía baja producción de leche y empezamos a complementar mi leche materna con fórmula. Sentí un alivio y agradecimiento profundo por poder alimentar a mi bebé hasta que tuviera la barriga llena.

La lactancia se me hizo más llevadera

¿Es mejor pecho o biberón?

Más adelante me hicieron un análisis de sangre y me informaron que mis niveles de hierro y vitamina B estaban extremadamente bajos y, por esa razón, sin importar cuánto bombeara o lo intentara, mi cuerpo no iba a ser capaz de producir suficiente leche para mi bebé.

Una vez que empecé la alimentación en combo, la lactancia se me hizo más llevadera. Me atrevería a decir que la reducción de mi estrés y los suplementos de las vitaminas que me faltaban ayudaron a que mi producción de leche, aunque baja, sea suficiente para seguir suplementando la alimentación de mi hija y me permitió disfrutar de esos momentos de conexión con mi bebé.

¿Breast is best?

En inglés hay una frase que se usa muy frecuentemente “breast is best” que significa “el pecho es lo mejor” y hace alusión a que lo mejor para tu bebé es la leche materna. Después de mi experiencia con la lactancia, de la culpa, pena, dolor físico por bombear y lágrimas y gritos de hambre de mi hija, aprendí que “fed is best”, alimentar a tu bebé es lo mejor.

¿Mejor pecho o biberón?

Aprendí que cada persona y cada historia es distinta: hay algunas personas que podrán dar de lactar exclusivamente a su bebé, otras que por distintas razones utilizarán fórmula y otras, como yo, que combinarán. Y todas están bien. Todas esas formas son las mejores. Lo importante es hacer lo que funcione para tu bebé, para tu familia y para ti misma, velando por tu salud mental y la de tu familia.

Latest posts by Lourdes Smith (see all)

Leave a Comment

Your email address will not be published.

en_CAEnglish